Cubanistica y otras razones: 2008

sábado, 20 de diciembre de 2008

Palear nieve hermana hombres

Llegó el invierno, la nieve y se acabaron , por el momento, los barbecue. Y con la nieve llegaron nuevas rutinas. Palear nieve es una de ellas.































Apenas cae la nieve todos, mujeres, hombres o ancianos, como mi vecino, que tuvo un ataque al corazón hace un par de años y el cual, según sus propias palabras, considera este improvisado ejercicio “invigorating”, salen (salimos) armados con sendas palas a trazar senderos y liberar driveways.
















Y lo mejor que uno puede hacer es adoptar este hábito rápidamente, pues no se trata de estética: se trata de dinero. Si alguien resbala frente a tu casa y se parte un hueso, te puede demandar y entonces… se acaba la magia del invierno.

A palear se ha dicho entonces, enfrentando heroicamente a un friecillo de 4 grados bajo cero y un vientecillo artero que se cuela por doquier...


domingo, 14 de diciembre de 2008

Todo lo mejor y mas

A todos, felicísima Navidad y todo lo mejor en el 2009 les deseamos los Iskanianos.


Y un saludo especial les envía mi hijo...



viernes, 21 de noviembre de 2008

De negros, blancos y Obama

A principios de mi vida laboral tuve a un corpulento, estentóreo y egocéntrico mulato como compañero de trabajo, cuya copiosa biografía incluía hasta un Doctorado en Ciencias. Este señor usaba, con visible deleite, la frase “Ser negro, más que un color de piel, es una actitud ante la vida”. Ésta, convendrán muchos, es quizás una de las ideas más racistas que se puedan concebir. Conozco otra que la equipara, pero ahora no viene al caso.

Lo que sí viene al caso es la preocupación de muchos porque el Presidente electo Barack Obama es negro. Claro, si uno se aferra al estereotipo del guetto, de la cultura rap callejera, del pandillero, la idea es, cuando menos, inquietante. Pero Obama es un graduado de la Universidad de Columbia y de la Harvard Law School, dos de las Universidades de la superelitista Ivy League. Fue profesor en la Escuela de Leyes de la Universidad de Chicago y, posteriormente, Senador de los Estados Unidos de América. Hoy es el Presidente electo de este país. A esas alturas que le guste el rap sería un mal menor.

He ahí un negro de piel pero con actitud de blanco, seguramente diría mi racista ex-compañero de trabajo, mulato de barrio marginal devenido en calificado y capaz profesional. En esa tónica se pudieran entonces enunciar modus vivendi tales como white trash, wet back, chicano o latino, pero esa gente pudiera tornarse blanca, si cambiara de actitud. Triste filosofia.

Y aqui viene al caso retomar lo de la otra frase más racista que he escuchado, ésta dicha por un cubano blanco, emigrado en los Estados Unidos: “Yo pasé mucho trabajo para vender mi primera casa, porque venían a verla muchos compradores negros y yo no podía hacerle esa mierda a mis vecinos: venderle la casa a un negro” .

A mí me causa escozor escuchar cosas como esa, dichas por personas que son, para colmo, parte de minorías despreciadas en este país. Definitivamente nos hace falta un ejercicio de tolerancia supremo, por más que no nos guste el rap o el reggeton.

Yo estoy en plena ejercitación.

miércoles, 29 de octubre de 2008

De dinero, presidentes y paranoias

Hay nerviosismo en el ambiente.

Unos amigos perdieron dinero, invertido en acciones en Wall Street, y por ello ahora tienen 30% menos recursos para sostenerse en su ya rampante ancianidad. Otros han perdido su casa y las posibilidades de pagarla, como si alguna vez esa ingenua posibilidad hubiera sido real. Main Street, el sinónimo de “el pueblo” que rápidamente ha acuñado la prensa, se escandaliza por el fabuloso rescate de Wall Street y tibiamente le reprocha al gobierno estadounidense su preferencia por el monstruo financiero.

Pero Main Street muy adentro sabe, casi intuitivamente, que, sin Wall Street, estaría condenada a la clausura. Se trata de la supervivencia del status quo del capitalismo, de la continuidad, de un monstruoso gatopardismo macroeconómico: algo debe cambiar (de dueños) para que todo quede igual. Y, de esa manera, megaaseguradoras, gigantescos bancos e inimaginables cantidades de dinero cambian de manos mientras la Bestia se reacomoda.

Pero no todo es dinero, dice el cliché. El resto son las cosas que se pueden comprar con dinero, digo yo. Y es que hay mucho de qué preocuparse en estos tiempos. Obama, por ejemplo. O McCain. O que no haya más opciones.

Hoy, a escasos 6 días de las elecciones presidenciales, la prensa en los Estados Unidos de Norteamérica, en infinitos y detallados comentarios, soportados por numerosas encuestas, todas ellas confiables y certeras, da por ganador a Obama. Es muy posible que así sea y será el delirio, lo imposible hecho realidad: un negro presidente de EEUU, este gran país donde existen más preocupaciones y conflictos acerca de las razas de los seres humanos que en cualquier otra parte, donde en cualquier planilla la primera línea pregunta tu nombre y la segunda tu raza.

Yo ni siquiera sé quién es la mejor opción entre los dos candidatos. Con los políticos uno nunca sabe. Pero lo que me trae particularmente nervioso es esa posibilidad de un presidente negro. En este país donde los grupos de supremacía blanca, tanto beligerantes como de poder (había que ver la convención republicana, parecía reunión de albinos…) están vigentes y activos, el escenario de un presidente negro asesinado, seguido por un motín racial generalizado, razzias de negros contra blancos, de neonazis contra negros, de guerra civil racial, me parece espantosamente factible.

Odio mi paranoia.


..........................................................................


Actualizo el comentario. Esto merece un vistazo... Y esta imagen no tiene precio:




miércoles, 3 de septiembre de 2008

De seudónimos, nombres, héroes y la bobería

Hay un grupo entre los blogueros y cibernautas cubanos que escribe, habla y firma con su verdadero nombre, y hasta pone fotos de sus caras para dejar clara constancia de su identidad. Con ello, dicen, legitiman lo que escriben, hablan y firman. Que no haya confusión.

No importa si lo que escriben, hablan y firman tiene sentido o si sólo es un insulso y rebuscado comentario. Lo importante es, dicen, quién lo suscribe. Somos valientes aquí, dicen. Convocan a la inmolación, como hiciera aquel personaje de “El hombre de Maisinicú”: ¡Pínchalo, cabrón, pínchalo!

Quieren ellos, ahora tan libres y tan cultos, ser, además, valientes. Parece como si de pronto se hubieran olvidado ellos que, valiente, es aquel que, teniendo algo que perder, lo arriesga.

Los que escribimos, hablamos y firmamos con seudónimo no presumimos de valentía. Sólo estamos por estos lares, al menos en mi caso, buscando algo de entretenimiento, dejando nuestra opinión, pero tratando de seguir normalmente nuestras vidas, lo cual incluye mantener lazos y posibilidades abiertas con nuestras familias en Cuba. Para mí, en lo personal, es totalmente más importante seguir visitando a mis padres y hermanos en Cuba que escribir, hablar y firmar con mi nombre real.

Yo trato de ser tolerante y entender las miserias ajenas. Entiendo la frustración de quién trata de crear y no lo logra, pero que tiene que firmar. Entiendo a los que les va la vida en firmar, porque quieren subsistir de su pluma, y la pluma necesita un nombre, un curriculum. También entiendo, a fuer de leer lo que hay en la red, que una firma no garantiza una buena idea. Por eso no entiendo el escándalo ante un seudónimo.

Hay quien piensa que firmar con un seudónimo no es serio. Si se va a pedir la libertad de Cuba, ¿bastará con un seudónimo?, pregunta Emilio Ichikawa en un artículo publicado originalmente en su blog. Si voy a afirmar que tal o mas cuál bloguero es un egocéntrico de escaso calibre, pero muchas ínfulas, ¿sería mejor ir adonde vive, decírselo en su cara, darnos dos trompadas y regresar a mi anonimato? No alcanzaría quizás ni el tiempo ni los recursos para tanto viaje.

Yo creo que lo serio de este asunto de exponer ideas radica en que dicha idea sea buena, rescatable, algo que no sea un ejercicio de “a ver si a mis colegas les gusta…”. Un recorrido por algunos sitios de la red, donde escriben, hablan y firman con su nombre real, da grima. Les urge un seudónimo, diría yo.

En fin, reducir la publicación de ideas y opiniones en Internet a un asunto de seriedad o relajo, nombres o seudónimos, es minimizar la esencia del asunto: Yo digo que, si algo es bueno, si algo es interesante, la firma es lo último que se lee. Y, aunque la coloquen al principio, no garantiza nada.

Lqqd

sábado, 30 de agosto de 2008

La bandera Gorki

Gorki está libre.

El dinosaurio, que amenazaba con encarcelarlo, al final lo dejó ir a cambio de 600 pesos cubanos, y yo quiero creer que esa liberación se logró en gran parte gracias a la presión de muchos dentro y fuera de Cuba. Sobre este asunto, algunas cosas me llaman la atención.

La detención de Gorki hizo que la blogósfera cubana se convulsionara. Se firmaron ingenuas y esperanzadas cartas (yo firmé una de ellas, que aceptaba seudónimos) pidiéndole a instituciones cubanas, e inclusive a personeros del régimen, como Pablo Milanés, que intercedieran a favor de la liberación de Gorki.

La iniciativa más importante, en forma de carta abierta, surgió en Penúltimos Días. Sin embargo, sólo fue firmada por unas 150 personas, si bien algunas de ellas son intelectuales y artistas de renombre como Zoé Valdés, Alejandro Sanz, Miguel Bosé y Paquito de Rivera.

Indiscutiblemente, si algo logra establecer un factor común en el heterogéneo exilio cubano, es una causa en contra del gobierno comunista. Pienso que si Gorki sólo fuera un músico punk, que canta canciones con letras soeces y pésima música, pero sin ningún contenido político, este apoyo de los exiliados cubanos no hubiera tenido lugar. Y, si hubiera sido detenido, nadie se hubiera enterado. Inclusive muchos de los firmantes de las cartas pusieron prudente distancia entre el propósito de su firma y su opinión acerca de la música de PPR. Otros llamaron a las letras de PPR "lenguaje directo y contestatario". Sólo Zoé Valdés, con esa deliciosa y muy suya manera de abanderarse con la polémica, se declara fan y seguidora de la música de Gorki.

Mención aparte en este asunto merece Yoanis Sánchez, nuestra bloguera mayor, que ha mostrado que su valentía no tiene límites.

Me gustaría anotar algo más: hay más de dos millones de cubanos en el exilio y solamente unos 600 blogs de cubanos o acerca de Cuba. Quizás haya algunas decenas de miles de cubanos (hoy me siento generoso con los números) que navegan la red y entran a estos blogs, a foros y a otros sitios de noticias sobre Cuba. Sin embargo, en las cartas virtuales del caso Gorki, sólo aparecen las firmas de un par de centenares de personas, y no todos cubanos. Son unas penosamente escasas 150 firmas como representación de un cuantioso exilio cubano.

Nos falta mucho por aprender a comportarnos como Nación. Dondequiera que he estado he podido ver las comunidades de judíos, italianos, mexicanos, o de muchas otras nacionalidades, identificarse y establecerse como grupos pujantes y unidos. Los cubanos, sin embargo, parecemos almas en pena, vagando cada cual por su lado, sin buscar la unión, sin tratar de ser una entidad de peso y útil, desconfiando unos de otros y hasta enzarzados en riñas miserables. No hay un lugar común, ni siquiera Cuba.

Y, desgraciadamente, Internet no es la excepción.

domingo, 24 de agosto de 2008

Caminando en NY

Edificios altos, calles anchas y rectas, las sedes y oficinas principales de casi todo, un letrero que anuncia una multa de 350 USD al que toque el claxon y, sin embargo, en contra de lo que anticipaba, nada de eso me impresiona.

En NY me reciben el calor agobiante y la suciedad del Metro. Mientras esperamos nuestra conexión, yo trato de mantener bajo control mi claustrofobia y me entretengo en observar las negras e inmensas ratas que corren entre los raíles vacíos. Los anuncios en murales y paredes se repiten en inglés y español, como un símbolo indiscutible de la fuerte presencia latina en esta sociedad, donde los WASP pudieran ser minoría a largo plazo.

Manhatan es un hormiguero que a la una de la mañana hierve con una energía tremenda. La ciudad no sólo brilla y se estira hacia lo alto: la ciudad huele. Un caliente y ácido vaho de sudores, orina, fritangas, kebab y humo me envuelve en cuanto me asomo a la calle. Salgo del calor angustioso del Metro a las aceras tapizadas con oscuras manchas de chicles aplastados, al torrente humano que te obliga a seguir un camino, a la peste sempiterna de las calles del Centro del Centro.

Y entonces me impresiono.

La gente es de todas partes y habla en lenguas remotas, sibilantes, entrecortadas, desconocidas. Hay negros, asiáticos, latinos, blancos, indios, nadie falta en el melting pot de NY. Un hombre gigantesco, con una barba hirsuta, tatuajes rojos y azules, ataviado con un ropaje amarillo encendido, camina altivo en dirección opuesta a la nuestra. A su lado va una mujer embozada en trapos multicolores. Ambos van descalzos y tienen los pies negros por la suciedad.

Montones de turistas recorren la calle, delatados por su mirada perdida en lo alto, sin que les importen traspiés ni empujones, tratando de atrapar la magnitud de los rascacielos, moles oscuras detrás de las luces de Time Square. Descomunales limousines, repletas de hombres luciendo su blinging y de ramilletes de muchachas deliciosas, se detienen en el semáforo, vibrando con la música a todo volumen, en su camino al party de la noche grande, la del viernes. Sex and the City, dice mi esposa, que los mira sonriendo.

Cena en el Village, mañana MoMA.

La nación Phelps

Michael Phelps es uno de esos. Aparecen cada cierto tiempo y dejan una estela de asombro y reverencia que los trasciende y, por supuesto, la esperanza renovada sobre los límites de los humanos.

Phelps mide 1 metro y 93 centímetros de estatura, pesa 88 kilogramos y con los brazos extendidos alcanza los dos metros de ancho, 7 centímetros más que su estatura. Tiene un torso largo, comparado con sus piernas, y tobillos flexibles, combinados con pies de casi 32 centímetros de largo. Además, muestra un inusualmente bajo contenido de ácido láctico en sus músculos, lleva un entrenamiento riguroso y derrocha coraje. Eso hace que Phelps sea el nadador más rápido de la historia, un atleta extraordinario y millonario a los 23 años, con su carrera en pleno ascenso.

Sólo nueve países en el planeta ganaron 8 ó más medallas de oro en estas Olimpiadas. Eso coloca a Phelps en el lugar 10 en la tabla de medallas de oro por países (según este conteo de medallas de oro, China ocupa el primer lugar, USA el segundo y Cuba está en un triste lugar 28, perdiendo hasta el tradicional liderazgo en America Latina).

Pero en los medios estadounidenses han cambiado las reglas y han ordenado a los países en la tabla de medallas por total de medallas y no por medallas de oro (como si en este país de winner vs losers el segundo lugar importara). Por arte de esa reorganización, USA estaría entonces en primer lugar, China en segundo y Cuba mejoraría ostensiblemente, subiendo hasta el lugar doce. Phelps a su vez se iría hasta el lugar 25.

Es obvio que a los gringos no les gusta perder ni a las escupías. Ni a los cubanos tampoco. En fin, mirando bien el asunto, me quedo con el conteo gringo: al cabo Phelps está por encima de las estadísticas, pero a Cuba no le viene mal un poco de ayuda para levantar el ánimo, que falta que le hace a la gente un poco de alegría después de esta hecatombe del deporte cubano.

Y si alguien quiere verificar lo de hecatombe, puede visitar este excelente sitio

viernes, 22 de agosto de 2008

Cubaenlace está de regreso

Cubaenlace , uno de los foros cubanos más antiguos de la red, que en su momento agrupó a muchos de los foristas mas veteranos, rankeados (y algunos de los mas vetustos ... just kidding) de la red, está de regreso, estrenando formato.

Y con el archivo de posteos de casi 6 años perdido… Hazme tú el favor.

Welcome back.

Esto da que pensar...

Siempre he escuchado comentarios acerca de el supuesto daño que puede causar el uso de celulares. Cada cual puede dar crédito a esos comentarios o no, pero, definitivamente, este video es inquietante...



video

jueves, 21 de agosto de 2008

De chismes aclarados, ética, honor e identidad recobrada

En el post anterior comentaba acerca de la curiosa cita que apareció en un artículo y cuya autoría se me atribuyó por error en dicho artículo y, por mala leche, en otros lugares.

Continué con mis indagaciones y resulta que recibí muy amables respuestas, tanto de la Editora de la sección de Internacional del periodico Reforma, Mireya Olivas, como de la autora del articulo, Yolanda Martínez, corresponsal de REFORMA en Cuba, las cuales reproduzco a continuación:

.............................................................................

De:: "Mireya Angelica Olivas Valtierra" Añadir remitente a Contactos A: iskan_ec@yahoo.com.mx

Buen día, Soy la editora de la sección Internacional del periódico Reforma y el presente es para expresarle una disculpa por la equivocación cometida al atribuirle en nuestro artículo una frase que no es suya. Le copio el link a la página del diario publicada hoy, miércoles 20, donde aparece una fe de erratas al respecto. Por favor, hágame saber si no puede abrir la página para enviársela como archivo adjunto.

Gracias por su atención

Mireya Olivas Editora de la Sección Internacional Reforma


...........................................................................

De:: "Yolanda Martínez" Añadir remitente a Contactos A: iskan_ec@yahoo.com.mx

Hola, soy Yolanda Martínez, corresponsal de REFORMA en Cuba, y le escribo para disculparme por atribuirle una frase de otros, en el artículo “Escapa por la red…”.

No decidí usar el pseudónimo Iskan el Cubano. Fue un error lamentable y exclusivamente mío. La frase debía terminar: 'dicen estos blogueros cubanos' refiriéndome a los defensores del sistema. Ocurrió que justo debajo del texto que estaba escribiendo tenía una selección de blogs (entre ellos el suyo) para incluir una lista de los críticos, opositores a la política del gobierno, y finalmente al cortar me equivoqué.

El periódico ayer mismo publicó la Fe de erratas correspondiente, como ya le ha informado la editora de Internacional. Y yo quiero reiterarle personalmente cuánto siento lo sucedido. Es primera vez que me pasa algo así y ojala sea la última.

Agradeciendo su atención le saluda,

Yolanda Martínez

...........................................................................


Es oportuno e imprescindible mencionar que honra a ambas periodistas el hecho de que reconozcan un error en su trabajo.

Encuentro más honra aun en que admitan su error ante un tipo (yo) que se identifica con un seudónimo.

Quede esto como lección de ética necesaria que, muchos que escriben y/o intentan escribir, requieren con urgencia.

Sobre todo si no usan seudónimos.

viernes, 15 de agosto de 2008

De chismes y picazones...

Hoy recibí una sorpresa: en un artículo publicado por un para mi desconocido periódico hay un párrafo que dice:

"A diferencia de los blogs neoliberales estos se realizan con la sensibilidad social de cuantos viven diariamente las dificultades y las satisfacciones que proporciona el hecho de ser parte integrante de un proyecto colectivo como el que se desarrolla en Cuba", dice el bloguero "Iskan, el cubano".

Iskan, el cubano. Bueno, yo me precio demasiado como cubano para poner “el cubano” con minúscula inicial y, para colmo, desperdiciar una coma. Por otra parte, si yo dijera o escribiera algo así me atragantaría. En fin, a alguien le gustó mi nick y lo usó a voluntad.

Como si no bastaran las curiosidades, me enteré del hecho porque Ernesto Hernández Busto, el bloguero de Penúltimos Días, lo publicó en una de las entradas de su blog. De pronto creí notar cierto regocijo malicioso en el asunto, quizás porque hay cosas que dejan cierto prurito. Quizás cosas como ésta o ésta otra. Quién sabe... Debe ser mi paranoia.

En fin, enterado, le envié un correo a la publicación de marras, que aquí reproduzco:

.......................................................................
Información falsa en articulo publicado en La Estrella
viernes, 15 de agosto de 2008, 09:22 am
De::
"Iskan El Cubano"

A:
jaramos@diariolaestrella.com, rcaballero@diariolaestrella.com, cmorales@diariolaestrella.com, ocaballero@diariolaestrella.com, laestrella@diariolaestrella.com
A:

Estimados señores:

En su edición del viernes 14 de agosto, en el articulo "Escapa de Cuba por la red la ‘Generación Y’", se me cita con una frase que nunca he dicho ni escrito. Yo no he sido entrevistado por nadie de su publicación ni de ninguna otra.

Por otra parte, esa frase me involucra con una corriernte de opinión totalmente opuesta a lo que pienso. Quiero dejar claro que ni estoy de acuerdo ni comulgo con las ideas del gobierno cubano. Yo sería la última persona en llamar "proyecto colectivo" a una dictadura de 50 años.

Les solicito amablemente que se publique una fe de errata retirando mi pseudonimo de ese articulo

Les saluda cordialmente

Iskan el Cubano

...........................................................................

Va y me responden.

...........................................................................

Sabado 16 de agosto

Me respondieron. He aqui la respuesta:


RE: Información falsa en articulo publicado en La Estrella
viernes, 15 de agosto de 2008, 04:25 pm
De::
"Caballero, Raul"
rcaballero@diariolaestrella.com
A:
iskan_ec@yahoo.com.mx


Señor “Iskan el Cubano”, por lo que deduzco usted no vive en la isla ¿cierto?, a la persona que cita la corresponsal de la Agencia Reforma (de la que La Estrella usa sus servicios) es un residente de Cuba, conforme con lo que ahí acontece y que se llama (o le apodan) como a usted: “Iskan”, que como usted sabrá es el nombre de una ciudad rusa y el de no pocas personas, luego sólo se trata de una coincidencia que expone que usted no es el único “Iskan el Cubano”. No se preocupe, por lo visto no se trata de usted.

Atentamente

Raúl Caballero

viernes, 18 de julio de 2008

Bye bye Mexico...

Mi vida sigue dando giros. El ciclo de 11 años aún no se aplaca y esta vez me lleva a una velocidad vertiginosa. Hace un par de meses había escrito acerca del tema sin tener la menor sospecha de hasta donde iba a llegar este asunto. Y llegó lejos.

En fin, se acabó nuestra etapa mexicana y ahora estamos en los Estados Unidos. No tengo tiempo ni muchos ánimos para escribir, pues dejamos amigos cuya ausencia duele y escombros de 11 años. Pero regresaré al blog en algun momento a seguir comentando mis dias. Por ahora, para ser consecuente, le cambio el aspecto al blog, quizás la última de mis cosas que quedaba en su forma original y con esto cierro el ciclo.

Y solo espero que ya no haya más sorpresas en este año.

jueves, 3 de julio de 2008

Ingrid, Uribe y las tres C

Ingrid Betancourt está libre, después de más de seis años de estar secuestrada por la narcoguerrilla colombiana. Acerca de esto, un par de comentarios:

Al escuchar la noticia de su liberación, esperé ver a alguien físicamente acabado, probablemente algo incoherente, con arranques de locuacidad o de introversión, que sé yo, al cabo fueron más de 6 años secuestrada. Sin embargo me asombró la soltura y desenfado con que esa mujer brindó entrevistas, declaraciones y celebró encuentros al ser liberada.

La imagen que tenía de ella se correspondía a su foto acaso más famosa, que aquí muestro, la cual me indujo a pensar que de esta señora sólo quedaba ya una sombra de la figura pública y animosa que alguna vez fue. Me equivoqué: Ingrid Betancourt es un animal político, con un aspecto sano y hasta juvenil, clara y elocuente en sus declaraciones, quizás por un extraordinario poder de recuperación, o por una personalidad unica y relevante, quizás porque en su cautiverio no tuvo tantas penurias realmente, quizás por todas esos motivos. Sólo un asomo de síndrome de Estocolmo se permitió, al pedir clemencia para sus engañados captores.

Por otra parte, muy emotivo el encuentro con sus hijos. Y es una excelente noticia su liberación. Y no me asombraría que regrese a sus andares políticos y que hasta Presidenta sea algun día.

Lo segundo que quisiera comentar es que el Presidente colombiano Alvaro Uribe tiene las tres C que todos quisiéramos para nuestros políticos, líderes y hasta para nosotros mismos: cerebro, corazón y cojones.

Es realmente impresionante la valentía y determinación con que Uribe ha asumido el exterminio de las FARC. Esta organización, que es un obsoleto residuo de la efervescencia izquierdista de los 60 y 70 del pasado siglo, hace mucho que equivocó camino, causas, métodos y objetivos; y hace mucho que debió desaparecer.

En esta epoca, ya sin Marulanda, con las FARC evidentemente monitoreadas muy minuciosamente por los servicios de inteligencia (sin restarle mérito a los colombianos, se nota la eficacia y eficiencia que deben venir de mas al norte), Uribe sólo se está encargando de un trámite de liquidación. Con todos su claroscuros, enhorabuena para los colombianos por un presidente así.

Y aunque no venga al caso, no puedo menos que notar que su vecino Chávez se ve muy enano en esa liga.

martes, 24 de junio de 2008

La versión oficial de la entrevista

Y al que no le guste, pues que le eche azúcar...

martes, 10 de junio de 2008

Perro come perro

Me causa particular malestar quitarle el protagonismo a las fotos de mi hijo por nacer para dárselo a este comentario, pero así es esto de los blogs.

Resulta que un bloguero cubano, El Yoyo, fue a Cuba, contacto a la bloguera Yoani, se encontraron, le extendió una invitación “oficial” a participar en el encuentro de blogueros cubanos que se anda organizando y Yoyo filmó la conversación. Y la puso en su blog.

Bastó ello para que las cacatúas de siempre graznaran que si el Yoyo no es periodista, que si no sabe entrevistar, que si no se le entiende lo que habla, que si la seguridad del estado, que si Yoani debe ser selectiva al dar entrevistas, etc.

La verdad es que a mi me decepcionan mucho estos cubanitos exiliados, intelectualoides de pacotilla, que piensan, muy a su tonto estilo, que tienen todas las respuestas.

Está ver si alguno tiene los cojones de ir a Cuba, entrevistar a Yoani y poner su identidad al descubierto. Claro, eso, sí, siguiendo estrictamente las reglas acerca de cómo hacer una entrevista y con dicción exquisita.

PD: Hoy, 22 de agosto del 2008, decidí sustitur "intelectualoides de mierda" por"intelectualoides de pacotilla". Se oye mejor y no cambia la esencia. Sin embargo, no encontré con que sustituir "cojones"... No encontré nada con tanta esencia.

viernes, 6 de junio de 2008

Evolución

He estado tomando fotos de la barriga de mi embarazada esposa, para asombrar con el testimonio de la comparación a familiares y amigos. Quiza las ponga algun dia.

Pero estas fotos que traigo son la fija, la de verdad, la dura, la que la tira en serio: son las fotos de la evolución mensual de mi neo-chama. Veamos:



13 de marzo de 2008

Esta es la primera: un embrio, pupa o protohumano, no sé como se llama mi chama en ese momento. A mi me recuerda una larva.







1 de abril del 2008

De frente, mirando hacia la cámara ultrasónica, una calavera que me recuerda la de las lagartijas disecadas. Y un pequeñisimo brazo y una rodilla quizas. Debe estar dormido... (tengo que acordarme de borrar estos comentarios antes de que el chama aprenda a leer)






2 de mayo del 2008.

The smoking gun. El sable, el pilar, el eje vibrante, su prueba de masculinidad, al fin, apareció: para no dejar dudas acerca de lo que señala, el doctor la señaló con una flecha blanca, que se ve diminuta al lado de ese portento. Porque yo, tonto y orgulloso padre, lo veo como un falo enorme, descomunal, mi chama está mandao, he aqui su pasaporte a la fama adolescente, mira pa´eso, mi chama va a acabar con la quinta y con los cactus (aqui no hay mangos....)



5 de junio del 2008

He aqui el perfil de mi chama. Cabezón igual que tú, dice la madre, fina observadora de mi anatomía. Con tu grácil cuello, le respondo yo, gentil y amoroso.

Y mas le vale que se le fortalezca el cuello, con esa cabeza que se manda...

miércoles, 4 de junio de 2008

Sembrando...

Mi hijo por nacer (varón) ya arriba a los seis meses de estancia en la barriga de su madre. Crece mucho este enigmático parásito y ya la madre tiene calores y sofocaciones, ella que siempre tenía frío, aun aquí en el desierto de 40 grados centígrados.

También planté un naranjo. Ya debe tener casi 2 metros de alto, pero aun está débil; el intenso calor de estos días, calor sequísimo bueno para fabricar momias, lo castiga, igual que a mi esposa. Algunas hojas se han marchitado y al terminar el día luce mustio y agobiado, pero lo riego todas las tardes, a ver si algún día logro cosechar naranjas en este desierto.

Y mi hija mayor logró entrar a la Universidad, por lo cual está muy feliz y, por carácter transitivo, yo lo estoy también.

Me gusta mi vida.

¡A votar por la bandera cubana!

Arriba caballeros, a votar por la bandera cubana. Hay una votación a ver cual es la mas bonita y podemos echar la pelea.

martes, 27 de mayo de 2008

El fétido aliento del dinosaurio

Anda por ahí un escrito que a algunos cubanos de la nación exiliada ha inquietado. Es algo que escribió un Yoandri, sobre el blog de Yoani, la bloguera cubana No.1.

En resumen, el Yoandri se rasga las vestiduras porque Yoani ha decidido moderar los comentarios en su blog. Y se ha hecho eco de Yoandri un sitio que se llama Kaos en la red, en el cual escriben cubanos de la nomenclatura tales como Celia Hart Santamaría, Roberto Pérez Betancourt y Soledad Cruz.

En fin, que diría al respecto un insigne guajiro pariente mío, se conoce al pájaro por la cagada.

No me voy a extender, pero hay que recordar que cada cual en su blog hace lo que le da la gana. Si quiero escribir, escribo; si quiero borrar, borro; si quiero aceptar comentarios, lo hago y sino, pues no y si quiero decir coño, lo digo y me importa un carajo. Esta es una de las manifestaciones de la libertad de expresión y opinión, concepto que, por razones conocidas, a los dinosaurios se les atraviesa en la garganta.

Pero obviando lo absurdo del escrito y de su intención, no está de más la paranoia: a Yoani no le van a perdonar su blog, su popularidad, su premio ni su insubordinación. Ellos van a ir por ella, sólo es cuestión de cómo y cuando. Un Yoandri es sólo un perro que mandaron a ladrar.

Hay que estar atentos.

lunes, 26 de mayo de 2008

¡Me gané un premio!



Pues yo, que nunca me he encontrado ni 20 centavos en la calle, me acabo de ganar un premio que el bloguero Laz y el blog Cuba independiente me dejaron caer aqui. A ellos, gracias por la gentileza.

Silvio el temperamental

Los Miquis traen a colación la grabación del exabrupto mas documentado y famoso de Silvio Rodriguez, aunque hay quién dice que hay otros, menos documentados pero de mayor magnitud, que involucran a García Márquez, etc. Pero esto no me consta.

Sin embargo me acordé de la escenita que aparece al final de este video, que demuestra que la arrogancia y soberbia de Silvio Rodriguez, al igual que su talento, vienen de atrás.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Todos somos negros

Uno de esos ejercicios de quién no tiene otra cosa mejor que hacer, aparece en la Jiribilla, y es promocionado por el mensaje diario que hacen llegar los consulados cubanos a la nación exiliada. Se trata de una iniciativa que se llama Raza y racismo en Cuba: debate en la isla. Hasta el centenario de la fundación del Partido Independiente de Color (PIC) están celebrando estos señores. Y a no ser que sea un sutil mensaje clamando por el pluripartidismo, no sé que sentido tiene andar clamando por un partido cuya esencia es precisamente racista.

Y es que estas son las cosas que me hacen bostezar. No sé a que viene ese renovado afán de poner a los negros en el fondo de la cadena alimenticia si toda la nación cubana es discriminada y ubicada en enésima clase. Si el dinosaurio leyera Tengo con detenimiento, lamentaría no haber metido a Nicolás Guillén en la carcel por burlón y disidente.

Además, esas reivindicaciones lo que logran es exacerbar el racismo en lugar de atenuarlo. Dividen, no unen. Véase el ejemplo de los Estados Unidos de Norteamérica, donde en el afán de hacer ver que no hay racismo con los negros, resulta que convirtieron a estos en una nación aparte, racista y portadora, además, de valores altamente cuestionables; ahí se jodió el meeting pot. Nosotros los cubanos, muy a pesar de lo que puedan decir estos intelectualillos redentores, no tenemos ni remotamente tales problemas.

¿Qué anda buscando entonces esta gente?

Los artistas llegaron ya, y llegaron bailando cha cha cha- reloaded


Aqui pueden encontrar en pleno desarrollo una de esas escaramuzas de quitate-tu-pa-ponerme-yo-o-me-quito-una-pestaña-y-te-hinco.

Que gente más cómica...

martes, 20 de mayo de 2008

Desencuentro cercano de cualquier tipo

"Así que esta es la famosa computadora…”, murmura el hombre y mira con curiosidad el enigmático teclado. Se parece al de una máquina de escribir, pero tiene más teclas y cosas y resulta algo intimidante, piensa. Con cuidado extiende la mano derecha, calibrada a acariciar la cabeza de un bebé, desliza suavemente los dedos sobre las teclas y los deja vibrar libremente al ritmo de las hendiduras. Lleva la mano hasta al final del tablero y allí, pasada la frontera que guardan el menos, el más y el enter, con ánimo experimental, empuja el mouse con la yema del dedo índice. Una pequeña luz se enciende en un costado del aparatejo y el hombre retira la mano, por si acaso. “Que mierda…”, dice después de exhalar el aliento hasta ahora contenido.

Mira a su alrededor y observa a la gente que, absorta en lo que escribe y lee, no le presta atención a aquel encuentro crucial. El hombre mira de nuevo al aparato frente a sí y la pantalla tampoco le dice mucho, a pesar de la profusión de información que aparece y desaparece y que lo aturde con tantos colores, guiños y volteretas. Es una ventana detrás de la cual está el planeta, le dijo un vecino. Y el hombre quiere saber y se remueve en su incómodo asiento, tratando de relajarse al sentirse anónimo; se concentra y comienza a distinguir detalles: una estilizada banderita cubana, que remeda la forma de la isla, llama su atención; por allá un letrero que de pronto aparece con alguna información sobre Martí; por acá, red de ciencia cubana; las reflexiones del Comandante en Jefe; agencia de viajes; los cinco volverán; Cubacar; reserve en línea y ésta suerte de noticiero silencioso, aderezado con turismo, le sabe a lo mismo de siempre, a lo que abomina, a lo que se le atraviesa en la garganta, y no acaba de entender este aparato de mierda, no lo puede descifrar y desespera que del otro lado esté su hija, que le manda mensajes electrónicos que una vez por semana le trae el servicial vecino a la casa pero él no sabría por donde empezar para poder responderle y escribirle te quiero o como llegar a esos lugares donde uno escribe lo que quiera sin el temor a que vengan por ti en la madrugada, eso, que el sapiente vecino le dijo que allí podía escribir lo que quisiera, coño, pero es que estas cosas no son para uno que no tiene ni la oportunidad de aprender ni le sobra el dinero que acaba de pagar por estar media hora sentado aquí, buscando su oportunidad de gritar que no encuentra.

Y el hombre se levanta entonces, empujando la mesa, rechazando la silla, y toma aire, todo el aire del mundo, mientras su cara enrojece, sus ojos se dilatan, pecho hinchado, puños cerrados y el hombre, sin mirar a nadie, mirando a todos, grita al fin: ”¡Yo lo que me cago en la madre de Fidel y toda su estampa, coño…!”. Y se va sin volver a mirar a la gente ni a la mierda de computadora, que ya sabe no es para él.

Y la gente se mira asombrada, sonríe a medias, hasta algún gesto de incredulidad se escapa y, finalmente, todos deciden contarle la historia a alguien y escriben un correo electrónico con Asunto: “Viejo loco”.

viernes, 16 de mayo de 2008

Los artistas llegaron ya, y llegaron bailando cha cha cha

Desde que escribí por primera vez algo en la güeb, a principios de siglo, por allá en el extinto y primitivo foro del Nuevo Herald, los foros, y más recientemente los blogs, han proliferado a un ritmo vertiginoso. Ya existe inclusive una blogósfera y yo no me canso de admirar este fenómeno, del cual soy parte diminuta y entusiasta.

Los cubanos de la nación cautiva desgraciadamente participan muy poco de esta bonanza global de la comunicación. Al momento de escribir esto, había 545 blogs cubanos contabilizados por Blogs sobre Cuba; de ellos, muy pocos escritos desde adentro de Cuba, si bien el más famoso, Generación Y, pertenece a ese reducido grupo.

He visitado muchos de los blogs cubanos, algunos cotidianamente. Y así he llegado a conocer los lugares donde se da cita, y parafraseo una frase del Abicú Liberal, “nuestra acomplejada diáspora culta”. Así es pues que la Internet y la blogósfera han sido descubiertas por artistas e intelectuales cubanos exiliados y ha resultado esto en la gran oportunidad para que estas personas, principalmente escritores, periodistas y artistas plásticos, hayan creado su cofradía virtual.

Leyendo lo que estos personajes escriben, los temas que tratan y la forma en que lo hacen, me doy cuenta que escriben solamente para sí mismos y sus pares. Han encontrado un (otro) país de Nunca Jamás, sin redactores ni censores (bendita sea la Internet), donde pueden alardear eternamente de su sapiencia y habilidad para redactar ante otros que sólo esperan su turno para hacer lo mismo. Puede resultar algún escrito una perorata barroca, aburrida y espesa, pero basta con que otro intelectual le deje un comentario acerca de “cuán profundo, certero y agudo es el análisis que haz realizado…”, para que el escritor de marras acuse recibo y se enfrasque en la fabricación de otro denso lingote. Y es que los artistas viven, en última instancia, de y para las alabanzas.

Ellos se conocen entre sí; se leen, aplauden, rechiflan, aman, reconfortan, odian y vilipendian entre ellos. Y, si alguien cae de su gracia, es denigrado y arrastrado por el lodo digital, llevado de un sitio a otro por enlaces furibundos, acumulando denuestos y opiniones con conocimiento de causa. Todos se conocen de la UNEAC, ICRT o Asociación Hermanos Saíz y ¡ay del que no tenga una trayectoria contestataria, autentica y documentada! Retorcimientos elitistas de la grey intelectual, frase esta que le escamoteo también al Abicú Liberal.

Y no es que ande yo descubriendo el agua tibia: en cualquier país los intelectuales se refugian entre ellos mismos, agrupándose por estratos cuya composición tiene que ver con el éxito y la fama. Yo, ignorante consumidor de algunas formas del arte, sólo conozco los estratos superiores y a los otros, pues me los tropiezo en la güeb.

Y aunque esta comunidad de artistas e intelectuales puede resultar muy aburrida en ocasiones, cuando se agudiza su autismo, en otros momentos, que ojala se multipliquen, puede resultar entretenida y agradable.

Por lo menos los tolero mejor que a los políticos.

¡Agua, agua!

Hacía 7 meses que no llovía por acá. De hecho, lo último que cayó fue una nevada por allá en Noviembre. Y hoy, por fin amaneció lloviznando y así lleva varias horas. Ese olor a húmedo, esos colores que reaparecen cuando el agua lava el polvo del desierto, la suavidad del día que contrasta con tantos meses de cielos sin nubes, luminosos, secos….

Se extrañan los aguaceros de las 5 de la tarde allende en la isla…

jueves, 15 de mayo de 2008

Ojos sueltos

Contrario a lo que pensaba antes de vivir aquí en México, los cubanos tenemos muy poco en común con los mexicanos. Ni en detalles ni en las razones me detengo, pero tienen que ver con nuestros respectivos orígenes.

Por azares de lo pequeña que es la ciudad donde vivo (una amiga dice que basta con pararse en una esquina dos horas y puedes saludar a todos los habitantes…), una compañera de trabajo de mi esposa (cubana también, mi esposa; su compañera, mexicana) tiene una amiga en mi trabajo, la cual me conoce, obviamente, y que le dijo a mi esposa que yo tengo “ojos sueltos”.

Mi esposa me contó acerca de ello mientras en el equivalente a un puesto de fritas nos comíamos una lorenzas, que son unas tortillas de harina tostadas, con queso y carne de res asada por encima, todo ello aderezado con cebolla, cilantro, salsa picante y limón. Rico. Superada la impresión de que yo pudiera tener, sin saberlo, hipotiroidismo, mi esposa llegó a la conclusión de que “ojos sueltos” significa que yo miro y admiro a las mujeres. Y le respondió a la escandalizada mexicana que no había nada ofensivo en admirar la belleza, que le avisara por favor en caso de que yo empezara a soltar ojos tras los hombres.



Y es que aquí la gente vive atada a prejuicios, introversiones y mojigaterías que le hacen la vida más difícil. Pobres tipos.

Un día retomaré el tema para exponer mi teoría sobre la relación entre introversión, lo que aquí en México llaman el albur (doble sentido) y la herencia indígena.

viernes, 9 de mayo de 2008

De como un tonto fabrica un mártir

Yoani no pudo ir a buscar su premio a España porque las autoridades cubanas no le permitieron salir del país. Y es que se puede ser estúpido en grande, en cualquier bando de la contienda.

El gobierno de los Estados Unidos mantiene un bloqueo económico a Cuba que sólo ha servido para que el gobierno cubano tenga como excusa para todos los males de la humanidad precisamente ese bloqueo. Alguien medianamente inteligente hubiera retirado hace mucho el bloqueo, dejando a los comunistas a solas con su agobiante ineficiencia.

En el caso de Yoanis, de haber ido a España, hubiera tenido sus 15 minutos de fama y a los dos días hubiera estado de vuelta en su blog, con su ciberaudiencia, la misma situación ante-premio. Pero intervino el dinosaurio subnormal, no le permitió ir a buscar el premio y convirtió a una blogger constestataria en una victima de la represión, mártir de la web.

En fin, nada ha cambiado. O casi nada: por lo menos Yoanis puede comprarse un celular.

viernes, 25 de abril de 2008

Cuba para los cubanos

Quizas haya mucha ingenuidad y utopía en lo que sigue, pero lo asumo.

Me pregunto muy frecuentemente quiénes serán los herederos del mercado y la producción en la Cuba que viene. Es lógico pensar que quienes hoy conocen, por ejemplo, la industria del níquel, el turismo, el petróleo, el cemento, el agro alimentario o del tabaco o la industria de los materiales de construcción, sean los interlocutores naturales en caso de una privatización y, por qué no, socios en la operación de esas oportunidades de negocio.

Por otra parte estos, y todos los demás sectores de la economía, van a requerir una inyección urgente y generosa de capital. Ese capital obviamente debe venir del extranjero y eso me lleva a otras conjeturas: ¿lo traerán cubanos o extranjeros? ¿Concederán los bancos créditos para negocios a cubanos? Las respuestas a esas preguntas dirán para quién será la riqueza cubana.

Actualmente empresas españolas, canadienses y de algunos otros países tienen participación en el pastel de la economía cubana. ¿Se debe eso a su particular habilidad? No. Se debe a que no enfrentan la competencia del que debe ser el inversionista natural de Cuba: USA. Pero además, no tienen competencia de cubanos, que son los que, en última instancia, mejor conocen el asunto cubano.

Aquí en México soy testigo de cómo la torpeza y el egoísmo hacen que este país, vecino de la economía más poderosa del planeta, siga anclado en el tercermundismo. Dos ejemplos basta para ilustrar el destino de México y los mexicanos: la industria maquiladora y las franquicias.

La industria maquiladora es la industria ensambladora. Buena parte del norte de México está llena de esa industria, la cual produce partes y piezas para los ramos automotrices, electrónicos y aeroespaciales, por sólo citar tres muy importantes. Pero esta industria pertenece a las corporaciones que las traen, que tienen su sede en alguna parte del primer mundo. Y allí se toman las decisiones, no en México. De esa suerte, las empresas maquiladoras deciden irse a China para reducir costos y cierran inmensas plantas en territorio mexicano, dejando sin trabajo a decenas de miles de personas y, por ende, recortando los ingresos de miles de familias y desestabilizando la economía regional.

Tampoco aportan nada al desarrollo de México estas industrias, que en realidad son una aspirina para el desempleo. La tecnología de fabricación de cartuchos de impresora o de motores Ford sigue siendo propiedad de las respectivas corporaciones y nada del método de desarrollo tecnológico, de los nuevos materiales, de la ingeniería de frontera, nada de eso se queda en México. Y todavía es más engañoso este efecto maquiladora en la economía, pues la estadística oficial incluye el valor de lo ensamblado dentro del valor de las exportaciones mexicanas. Un dulce autoengaño.

Por otro lado, con excepciones por supuesto, los capitales mexicanos están siendo invertidos en la franquicia, en lo que yo llamo el efecto Mac Donalds. Un mexicano adinerado prefiere traer una franquicia tipo MacDonald o Starbucks o Burguer King, en la cual invierte un millón de dólares, antes que invertirlos en crear industria nacional. Son mercaderes y no empresarios.

El resultado es un país con con una infraestructura de servicio globalizada, el 60% de la población por debajo del nivel de pobreza, casi nada de tecnología autóctona y, definitivamente, tercermundista.

Cuba debe aprender de este desastroso ejemplo. Hay una oportunidad única en la Cuba que viene: ahí está la gente, el talento, el mercado virgen; en Cuba está todo por hacer. Todo. Pero la economía cubana debe permanecer en manos cubanas, con capital cubano, con mayoría cubana. Se debe fomentar el desarrollo de la tecnología, la industria nacional, la creatividad individual y empresarial cubana y claro, aprovechar el capital extranjero, pero manteniendo el control. Y esto no es nacionalismo barato, ahí está el ejemplo mexicano, del cuál se puede aprender mucho. Y si no bastara con ese argumento, pues véase en el otro extremo a los canadienses: 25 millones de habitantes, un clima terrible y están entre los 7 más industrializados del planeta.

Cuba también es frontera de los Estados Unidos y esa es quizás la mayor oportunidad de negocio que habrá en la Cuba que viene.

Yo quiero ser parte de eso.

jueves, 24 de abril de 2008

Soy intolerante, luego soy cubano

Los cubanos, entre otras cosas, somos esencialmente intolerantes.

La mariconería, la comida sin grasa, el frío, lo no cubano, los comunistas, los gusanos, los emigrados económicos, los tarros, los negros, los blancos, los indios, los turistas con peste a grajo, las cosas sosas, lo que dicen los yanquis, lo que dicen los fidelistas, las cosas hervidas, las opiniones ajenas, las opiniones diferentes, las opiniones en general, los que no toman malta, el café americano, el maíz blanco, porque bogas, porque no bogas... Siempre hay alguien dispuesto a rechazar alguna de estas cosas y a otras muchas que ahora obvio. Así está el asunto.

De acuerdo a esa filosofía, el discurso fidelista siempre ha sido radical e intolerante, sobre todo si se trata de algo relacionado con los estadounidenses. El discurso miamense siempre ha sido radical e intolerante, sobre todo si se trata de Cuba. Y da pena ver como ni siquiera el contacto con el mundo exterior, con otras culturas, inclusive con el pensamiento democrático y de libre expresión, logra cambiar esa postura nacional.

Antes todos criticaban que los cubanos no pudieran comprar celulares. Ahora hay quien critica que los cubanos compren celulares, “porque lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”. Hay quienes criticaban la falta de libertad para viajar de los cubanos; ahora criticaran que puedan viajar libremente “porque lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”. Si al fin se pudiera en Cuba comprar y vender libremente casas y carros, no va a faltar el que critique la nueva libertad porque… “lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”.

Y es que según estos paladines del radicalismo obtuso (por cierto, todos viven cómodamente… en el exilio) los cubanos de adentro deberían luchar para derrocar al régimen y etc. No deben emigrar ni huir. Y por supuesto, no deben gastar el dinero de la familia en el exilio.


Talmente parecen una asociación de protección al ahorro de las familias en el exilio.

En fin, como alguien dijo, el sentido común no es tan común. Ni la tolerancia. Y que no haya muchos de esos nuestros intolerantes, espero yo, para mejor suerte de la nación cautiva y de la Cuba que viene.

jueves, 17 de abril de 2008

El suicida

Hace rato que no pongo un cuentecito. Ésta es una historia optimista que me gusta.

........................................................................................................................................................

El Suicida

Tres días antes de suicidarse a Jesús se le ponchó la bicicleta. “Cojones…”, y fue para lo único que le alcanzó la ultima brizna del aliento que había ido dejando en cada metro a lo largo de la cuesta que acababa de vencer.

Jesús es un tipo sano. Mide un metro ochenta y pesa cincuenta y nueve kilogramos. Está algo flaco, es cierto, pero es pura fibra: no hay una gota de grasa sobrante en su cuerpo, tiene la cantidad exacta y recomendada de colesterol, triglicéridos y fosfolípidos, con parámetros que dejarían satisfecho al más exigente de los médicos de ricos. Todas sus células están trabajando en armonía y su corazón en reposo no rebasa las 70 pulsaciones por minuto. Puede cubrir en bicicleta en apenas 25 minutos la distancia entre San Agustín y Santos Suárez, y eso teniendo en cuenta que en la parrilla lleva a su mujer, que sólo padece de migrañas y que es candidata a padecer presión alta, diabetes y varias cardiopatías, pero eso hasta dentro de veinte años, y que mide un metro con sesenta y nueve centímetros y pesa sesenta y cinco kilogramos, de los cuales un observador diría que unos veinte deben estar ubicados en las abundantes nalgas, lo que indicaría que el treinta por ciento de su masa corporal la tiene en el culo, proporción sólo superada por camarones y langostas, lo cual confirmaría la bonanza del Caribe para alcanzar este tipo de resultados.

Y así Jesús traza mentalmente un plan de contingencia que incluye qué hacer con la bicicleta ponchada, qué hacer con su mujer, qué hacer para que deje de hablar todo el tiempo, sin parar, que hacer para que deje de elaborar escenarios cada vez más sombríos, que si puede llover, que no hemos comido, que la niña la está cuidando mamá, pero tú sabes que ella se cansa, que donde coño podré tomar agua y el sudor le empapa generosamente la cara y el pecho y hasta los vellos de los brazos, tostados por el sol, se ven húmedos y al fin echan a caminar y se consuela pensando en que las cosas siempre pueden empeorar, la bicicleta pudo poncharse antes de subir la loma pero entonces no habría tenido que pedalear con la mujer sentada en la parrilla pero hubiera tenido que subir a pie y la charla que antes no escuchaba por tener el viento en los oídos hubiera sido mas larga y así es, las cosas siempre pueden empeorar y en un rato ya el sudor sólo es una película blanquecina de sales que le cubre las sienes y que se frota con el envés de la mano, mirando con curiosidad renovada las diminutas y brillantes partículas que ahora han quedado adheridas a los vellos de las manos: nadie que sude tanta sal puede ser tan salao, ya no le debe quedar nada de sal en las entrañas, a no ser que sea uno un tipo hecho de sal con una brizna de hueso y carne y de veras que a veces lo parece. Depende de como se vea.

…………………………………………………

Dos días entes de suicidarse Jesús, llegó de México un tío político de su mujer. Era un mexicano enorme, de un metro ochenta y seis u ochenta y ocho y con una masa corporal que Jesús ya no calcula pero coño, este tipo no creció comiendo maíz y frijol, con ese corto cuello de toro, del mismo ancho de la cabeza y la cabeza flanqueada por unas orejas diminutas y pegadas al cráneo, los ojillos de cerdo cebado, demasiado cercanos uno al otro y el pelo cortado a lo militar, bien corto, erizado y brillante por el sudor, un triple pliegue de grasa en la nuca y una barbilla diminuta, todo ello atornillado a un torso que parece un tinaco de agua de quinientos litros y que suda como una esponja sin exprimir, resoplando en lugar de respirar y tronando con una voz que no puede ser menos que de aquel azteca o zapoteca o masagua o lo que sea pero tan descomunal es que parece llenar la sala cuando se detiene un momento antes de sentarse a la mesa con crujido de silla y rechinar de la mesa atropellada, pide un ventilador a gritos y señala, con la mano en la que sostiene un ajado y empapado pañuelo, a un hombre gris que se ha hecho perceptible al sentarse el tío de la mujer de Jesús y que mide un metro sesenta quizás y que debe pesar unos setenta kilogramos y al que le cuelga de un hombro una cámara fotográfica que se ve complicadísima y al que el tío de la mujer de Jesús identifica como su cuate y al que conmina a sentarse, chingada madre, y que no se quede mirando embobecido a mi sobrina, que es la mujer de Jesús, chingados, y el puño enfático cimbra la mesa, está bien que no hayas visto mujeres guapas en toda tu pinche vida por haber vivido en el pinche DF, puta madre, pero esto es familia, así que qué no esté de pinche mirón y el cuate sonríe sin sonreír y al fin se sienta a la mesa también y coloca sobre la mesa un frasco de vitaminas tamaño familiar cuya etiqueta esta oscurecida por el sudor y la mugre que le ha dejado el roce de las manos y que Jesús observa con curiosidad mientras a su vez coloca sobre la mesa la inevitable botella de ron y unos vasos y entonces el cuate gris toma uno de los vasos, le quita la tapa al pomo de vitaminas y se escancia un licor ámbar que resulta ser güisqui, de su reserva personal que el mezquino cuate gris administra con tal cicatería que le ha impedido traer la botella entera y Jesús y su mujer y su suegra y un cuñado que se apareció con su mujer a su vez, todos escuchan la explicación que el tío de la mujer de Jesús brinda acerca del motivo de que a esta mesa de familia humilde donde se agasaja a los convidados con ron, limones y tres kilogramos de carne de puerco que ya se fríe entre silbidos y crujidos, se siente el cuate gris que se trae unos doscientos cincuenta mililitros de güisqui para su consumo personal. Que vida de mierda, pensó Jesús al verlos marchar, ebrios y ahítos, ya bien entrada la madrugada.

…………………………………………………..

Un día antes de suicidarse Jesús, su mujer abrió la enorme bolsa multicolor que su tío había traído con regalos para la familia y comenzó a vaciarla, sacando seis camisas, cuatro pulóveres, tres conjuntos de vestir para mujer, dos pares de zapatos de hombre, tres pares de zapatos de mujer, una muñeca Barbie, tres linternas, una de ellas sin foco, dos frascos mediados de perfume, algunos cosméticos, unos analgésicos, un frasco de champú, dos relojes de imitación para mujer, diez maquinillas Gillette, azules y desechables, dos paquetes de goma de mascar Clorets, un paquete de cincuenta gramos de café orgánico, tres cintas de video VHS, un paquete de cuatro pilas alcalinas doble A en el que sólo venían tres, una cinta para el pelo, seis plumas de tinta negra, cinco plumas de tinta azul, dos gorras, una con anuncios de una compañía de seguros y otra anunciando a un equipo de béisbol de Grandes Ligas, cuatro cepillos dentales nuevos, uno usado y una dentadura postiza en la que faltaban un par de dientes. La mujer estuvo unas horas probándose los conjuntos y combinaciones posibles, intentando calzarse unos zapatos del cuatro y medio en sus pies de veintiséis centímetros y terminando por imaginar como luciría si le sirvieran, estrujando la lista de conocidos a ver a quién se le podían vender. Para la noche de ese día lo más significativo que sucedió fue que todas las cosas que estaban en el maletín fueron repartidas, a pesar de ser en su mayoría usadas y de medidas desiguales y por tanto despersonalizadas y que el cuate gris pasó a recoger la cámara fotográfica y el pomo de vitaminas que había olvidado el día anterior. A Jesús le tocó un cepillo dental nuevo.

……………………………………………………….

El día del suicidio de Jesús amaneció plomizo y lloviendo, gris, como debe ser un día para suicidarse. Jesús, mientras escuchaba el tamborileo de las gotas en la tapa metálica de los tanques de agua, recordó que en alguna parte había leído que la mayoría de los suicidios ocurren en la madrugada por algo relacionado a la conjunción de los estados físicos y mentales que a esa hora ocurre. ¿O había sido acerca de que los enfermos terminales mueren a esa hora? Ya no recordaba a ciencia cierta pero lo que sí recordaba es que su mejor amigo de la Universidad se ahorcó a los dos años de graduado, en un tórrido mediodía de julio sin que hasta ahora se supiera por qué razón, y que una novia de algún momento también había intentado suicidarse, comenzando a las siete de la noche y reportando por teléfono, en vivo, el progreso del suicidio, sin decir en que lugar estaba y provocándole una de las peores noches de su vida pues la muerte de la muchacha le hubiera sido insoportable. Cuando la encontraron, inconciente pero viva, a Jesús le regresó el alma al cuerpo. Pero por ese entonces, quién le iba a decir a Jesús que este día gris era la última oportunidad para esa su alma. Por cierto, siguió pensando Jesús, nadie ha visto el alma pero es necesario que ésta exista porque, si no existiera, ¿qué comparecería a rendir cuenta por lo hecho en la vida? Es decir, el alma debe ser la esencia del ser humano aquí y su representante allá. Qué interesante, y la lluvia arreció. Pero, ¿qué le reprocharán a mi alma? y ahora Jesús frunce el entrecejo en el recuento. Es cierto que no he amado a ningún Dios pero, si hay alguno, tengo entendido que es de misericordia así que eso no es preocupante. ¿Y qué tal eso del nombre de dios en vano o en serio…? Si hay un Dios, seguro debe estar por encima de esas mierdas. Es cierto que no le dedico un día, es más, no le dedico nada de tiempo, pero no veo porqué debe ser así siquiera: si hay un dios, es para todos los días, para todo el tiempo, así que, ¿qué coño va a hacer entonces dios con un día de mí tiempo? ¿Y qué decir del viejo y la vieja, si son mi principio y mi fin? Y aunque haya dicho alguna mentirilla por ahí, nunca robé, nunca asesiné, nunca he idolatrado, ni a vivos ni a imágenes, nunca he lucrado con la tristeza ajena; de las mujeres, libres o del prójimo, que he deseado y tenido, no me arrepiento, pero eso será un pecado menor, supongo, unos milenios en el purgatorio y me voy. Pero al pensar en mi alma, me pregunto, ¿qué podrá contar cuando la convoquen a declarar? Mucho trabajo, honradez, casi cuatro décadas de vida y no logro traer pan ni para mí ni para mi familia y eso que soy de las personas más inteligentes que hay, según mi madre. Más aun, ¿ante quién comparecerá mi alma, a quién le rendirá cuentas? Sería terrible llegar a ese inmenso lugar atestado de almas impacientes y no encontrar a nadie que te esté esperando, que te escuche, bien porque Aquel anda ocupado en otras cosas o porque simplemente no está. Terrible. No hay Nadie. No habrá Nadie. ¿O será que de veras está ocupado creando o destruyendo mundos? Debe ser, así debe ser, los crea y después los deja solos a ver que sucede, se asoma una vez cada Era y se va. Como la imagen de la eternidad: una mariposa viene cada un millón de años y besa una esfera de hierro del tamaño de nuestro planeta; pues primero se gastará la esfera por efecto del beso antes que finalice la eternidad. Inmenso asunto. Mientras, en algunos mundos surge el hombre o algo equivalente y crea leyes, instituciones, religiones, guerras, asesinos, pederastas, y todo en nombre de ese que una vez estuvo y ya no vino más y que no tiene tiempo para escuchar a mi alma atribulada que, mira, ni cojones, yo no me mato ni me muero ni nada parecido, si este asunto es mío, yo lo resuelvo, al cabo está interesante, que se muera otro. Y paró de llover y Jesús se levantó de la cama, en el medio de un mediodía más gris, más húmedo y más tórrido y se echó a reír.

……………………………………………..

Un día después de no suicidarse Jesús, amaneció soleado.

miércoles, 16 de abril de 2008

Blogs, links, widgets y el copón bendito

Esto de los blogs es un vacilón. Ya se está pareciendo al asunto de ver una película en casa.

Antes tenías un reproductor de video (o reproductora, para los que estén por la equidad de género). Tenías un cassete con la película, lo metías en el aparato, ponías la TV en el canal 3 ó 4 y dale, ya está.

Ahora tienes un reproductor (no he escuchado en este caso reproductora…) de discos DVD. Para empezar, los aparatos están codificados para reproducir discos sólo de determinada parte del mundo. Si no coinciden la codificación del disco y el reproductor, te jodiste. Pero ya existen tanto discos como reproductores de discos que son multiregión así que, superada esta dificultad, pasamos al siguiente punto.

Resulta que no basta con ver el DVD, hay que escucharlo. Entonces te fijas en el disquito y dice que tiene sonido 5.1. Ya tú sabes. Te pones a averiguar y resulta que es un formato de sonido, envolvente le llaman, que requiere 6 bocinas para desplegarse en toda su magnificencia. Y las bocinas requieren de una cosa llamada receiver, que antes conocíamos por amplificador, pero ya no es así simplemente; ahora es receiver, que es un aristocrático administrador del audio/video al que se conectan, entre otros, TV, DVD y bocinas y entonces la sala de tu casa se quiere caer con el sonidazo que se escucha. Pero….

Para lograr todo eso el canal central tiene que ser de tres vías, poderoso, y el subwoffer debe ser grande, dominante, y los dos canales traseros pueden ser aumentados a 3 canales y ya tienes un 6.1 ó a 4 canales y ya está el 7.1, pero ahora necesitas un receiver que soporte ese formato y… en fin, terminas invirtiendo entre 1,000 y 1,500 dólares para ver una puñetera película.

Con los blogs me está pasando algo parecido. Uno empieza sólo porque quiere escribir algo sobre lo cotidiano. Pero, de pronto, se le pueden poner imágenes, uhmmm… y enlaces a otros lugares o fuentes de noticias. O música y videos. Y termina uno diseñando una publicación.

Ahora son los widgets. Puedes poner cosas para pila de cosas en el blog. Que si quieres que se suscriban al blog, si quieres saber cuantos entran, de donde llegan, que leen, cuanto tiempo están en tu blog… en fin, todos los días hay algo nuevo. Y uno no se resiste a hacerle pequeñas mejoras al blog, que lo van convirtiendo, de un simple oyente casual para la descarga, en una página llena de cosas, cosas que te llevan a otros lugares de la güeb, cosas que son listas que se despliegan, cosas que son figuritas, iconos, contadores y el carajo y la vela. En este caso, por suerte, es gratis.

En fin, yo sigo perdiendo tiempo y le sigo metiendo cositas al blog, a ver quién se aburre primero..

El moribundo, el cínico y el estúpido

Fidel Castro logra ser las tres cosas. A la vez. Y ninguna estorba a la otra.

Acaba de publicar este señor un par de párrafos tonantes, donde se aprecia en toda su extensión la obsoleta y estúpida manera en que ha tratado los asuntos cubanos en los últimos casi 50 años. Como siempre ha hecho, mezcla, distorsiona y manipula de forma cínica temas y conceptos para terminar, como siempre, diciendo que el origen de los males cubanos está fuera de Cuba.

Dice el anciano:

“No se puede acusar al período especial del sistema que el imperialismo ha impuesto al mundo; no inventó el cambio climático, la civilización que depende del consumo de los hidrocarburos, el transporte de cada miembro de la familia en automóviles que viajan casi vacíos, ni la nefasta idea de convertir los alimentos en combustible; no inventó las guerras mundiales por el reparto del planeta, las bases militares, las armas nucleares y radioelectrónicas, los satélites espaciales que todo lo espían y dirigen al blanco rayos letales, los cohetes teledirigidos, los submarinos que disparan desde mil metros de profundidad, la ciencia y la tecnología al servicio de la muerte y la destrucción.

Tampoco inventó la geografía política y las tierras de que dispone cada nación, que fueron fruto de otros factores históricos.”

Se equivoca o se hace el tonto o nos quiere hacer tontos respecto en los orígenes del Periodo especial: el llamado Periodo especial fue la consecuencia de la desastrosa economía cubana, destruida por caprichos e ineficiencia, y no de que los soviéticos hayan decidido hacer borrón y cuenta nueva. Antes del Periodo Especial ya habían pasado 31 años de Revolución, de inmovilismo, de caos económico y politización absoluta de la vida cubana.

Y al Periodo Especial se le debe la masiva desnutrición de la población cubana en los 90, la epidemia de neuropatía periférica, el deterioro social y económico del país, la proliferación de vicios y males sociales, la decepción generalizada en las más recientes generaciones, que crecieron en un ambiente de carestía y desesperanza feroz. Se le deben los balseros, el Maleconazo, el hundimiento de los remolcadores, la huida masiva de muchos buenos cubanos, el renacer de la prostitución, el desplome de la calidad en los cacareados sistemas de salud y educación, el cual dura hasta el presente, agravado por el drenaje hacia Venezuela de los mejores profesionales de esos sectores.

Como puede ver cualquiera, no hay que irse a buscar supuestos males globales y sus supuestos responsables: ni guerras nucleares ni autos familiares ni satélites ni bases militares tienen la responsabilidad de lo que sucedió y sucede en Cuba. Hay un responsable principal para ello y es Fidel Castro, el cual por suerte ya sólo puede escribir sandeces y, por fin, ya se está muriendo.

lunes, 14 de abril de 2008

Zoé Valdés: La Cuba futura

Reproduzco una intervención de la escritora cubana Zoé Valdés en Tribuna Barcelona, un evento celebrado, supongo, en Barcelona.


Es una intervención bien pensada, sencilla y directa en su lenguaje, pero apasionada; vale la pena leerse. Se puede coincidir o no totalmente con lo que dice (yo, por ejemplo, tengo respuestas diferentes para sus preguntas de apertura), pero dice, en esencia, lo que muchos pensamos.

..................................................................................................

La Cuba futura: una propuesta o un interrogante


Por Zoé Valdés

La autorización de venta de ollas de presión, de teléfonos móviles, de ciclomotores, la permisión a los cubanos para alquilar en los hoteles a tarifas máximas, y otras tantas promesas de esa índole, que provocan risa, no ya a cualquier defensor de los derechos humanos, a cualquier ciudadano normal de este mundo, ¿podríamos considerarlo como la antesala de un futuro mejor en Cuba? Absolutamente no.
Que Raúl Castro, de quien todos conocemos su curriculum vitae, haya sustituido a Fidel Castro, su hermano, en una sucesión dinástica comunista, ¿tendríamos que asumirlo los cubanos amantes de la libertad y del progreso, como cambios sustanciales de una férrea dictadura a una democracia? Desde luego que no.
En reiteradas ocasiones he leído artículos jubilosos que hablan de cambios. ¿Qué cambios podría hacer Raúl Castro? ¿Qué cambios habrían podido haber hecho en sus respectivos países depredadores de las libertades como un Jorge Rafael Videla en Argentina, o un Gustavo Leigh Guzmán, segundo comandante en la junta militar pinochetista? Entonces, ¿por qué los cubanos deberíamos hacernos ilusiones con Raúl Castro, uno de los militares más represores de la historia de Cuba, el segundo bajo la dictadura castrista y designado por el propio dictador para darle continuidad ideológica, política y militar a ese engendro?
¿Por qué el pueblo cubano no se lanza a la calle a protestar entonces? —preguntan muchos. Por miedo, por oportunismo, por todas las medidas represivas que durante cuarenta y nueve años han deformado la personalidad y la psicología del cubano. No está de más recordar, de todas formas, los siete años de guerrilla anti-castrista, la explosión popular del 5 de agosto de 1994 y las Damas de Blanco.
A la Cuba futura se le abren dos caminos delante de ella. El camino de la interrogante, que es el que está viviendo actualmente, ¿qué sucederá con Raúl Castro? ¿Qué ocurrirá cuando se haya anunciado la muerte de Fidel Castro y su presencia no sea más la condición primera del terror? No me aventuro a adelantar buenos augurios. Incluso creo que las medidas que mencioné al inicio no podrían haberse hecho efectivas con Castro en vida, o en su sano juicio. O sea, una de dos: o está muerto, o ha perdido la razón, o está en coma. Pero Castro I no habría permitido nunca que Castro II hiciera tan evidente que al pueblo cubano se le prohibía cocinar en ollas arroceras, poseer teléfonos móviles, moverse en ciclomotores, alquilar en hoteles nacionales, adquirir pantallas de computadoras, y todo eso únicamente por culpa suya. Castro I no habría permitido que Castro II se arrogara la imagen positiva de una cierta apertura, mínimamente a la china.La segunda alternativa o camino para una Cuba futura es la de la propuesta. Esa propuesta está dentro de la isla misma, y fuera de ella, en un exilio competente económica e intelectualmente. Dentro de la isla están las organizaciones disidentes, con sus proyectos, escritos o por escribir; y también un cierto grupo hoy en un segundo plano del poder político, que se conserva discreto para el cambio, sin venderse demasiado como se han delatado los llamados “talibanes” castristas, auténticos rabiosos, sedientos del poder, como son Felipe Pérez Roque, Hassan Pérez, entre otros de la misma estirpe. Dentro de Cuba también existe un número anónimo de intelectuales que mucho podrían aportar a la reconstrucción; hablo desde luego de intelectuales serios que no han pactado un carro, una casa, un viaje, una estancia en el extranjero, una publicación, que un día podrán expresarse en entera libertad.
El problema es que Cuba no es comparable con nada. En todos estos años Cuba alcanzó a crear su propio modelo, que ha sido el del poder piramidal calcado del desaparecido modelo soviético, en función de un solo hombre en el poder, con sus variantes. Durante todos estos años los Castros se dieron a la tarea de preparar minuciosamente el fin de Castro I y la continuidad, y para ello observaron no sólo los modelos comunistas, el chino, por ejemplo, del vietnamita no tomaron nada. Hugo Chávez les facilitó el trecho hacia otra vía de sustentación, y también recurvaron a viejas tendencias admirativas del fascismo (como fue el caso de la fascinación juvenil de Fidel Castro por Adolfo Hitler), las que afloraron enérgica y desvergonzadamente en la primavera del 2003, la Primavera Negra, y el fusilamiento de tres jóvenes ese mismo año. En la Primavera negra fueron encarcelados 75 opositores pacíficos, entre ellos periodistas, poetas, bibliotecarios independientes, se les celebraron juicios sumarísimos, se les condenó a entre 6 y 28 años de cárceles, acusados de recibir instrucciones y de ser “agentes de una potencia extranjera”. Cincuenta y nueve de ellos quedan aún entre las rejas, el resto fue liberado bajo licencias extrapenales por causa de enfermedad; el total de presos políticos es de doscientos cuarenta y dos. Los Castro pretenden, como siempre hicieron en el pasado, canjear presos por medidas a su favor de parte de los gobiernos democráticos europeos.
Fidel Castro no deja más que un legado plagado de errores concretos en política nacional, en lo social, y en economía interna, pero ha sido el más grande especialista de marketing de la historia de la humanidad, creó un producto desbordante de ilusiones: la revolución castrista, la guerra de guerrillas, la rebeldía guevarista, la vendió al mundo, y el mundo se la compró. Lleva razón Carlos Alberto Montaner cuando afirma que el legado de Castro I, aún siendo descabellado, se ha instaurado en los últimos años en América Latina. Su viejo sueño de conquistar países –latinoamericanos– con la ideología –castro-comunista– ha triunfado, no podríamos asegurar su perdurabilidad, pero ahí están Evo Morales en Bolivia, Hugo Chávez en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua, Rafael Correa en Ecuador, todos llegados al poder gracias al populismo y a su admiración devota hacia Castro. Aquí podríamos incluir a los esposos Kirchner en Argentina, a Lula en Brasil, a Bachelet en Chile. Pero es cierto que ni Ignacio Lula Da Silva, y mucho menos Michelle Bachelet, le han seguido la cuerda a los hermanos Castro a pie juntillas, han sabido conservar su independencia como presidentes elegidos democráticamente.
Aparte del espantoso e inseguro legado que acabo de citar, ¿qué otra cosa valiosa deja Fidel Castro? Nada, cero, señores y señoras. No salvo absolutamente nada de la mal llamada revolución cubana. Y la primera razón es que la idea de la revolución cubana se instauró encima de una mentira, de una tergiversación total de nuestra historia real. Ni éramos el país más pobre, ni el más corrupto, ni el menos democrático, ni vivíamos en el más horroroso sistema social de América Latina en el año 1959. Para probarlo acabo de escribir un libro titulado La ficción Fidel, editado por Planeta, que saldrá el próximo 15 de abril. Pero antes que yo, otros lo han manifestado de diferentes maneras, lo han incluso subrayado. ¿Se les ha escuchado, se les hizo caso? No, se les ha acusado de traidores, de insensatos, algunos compatriotas murieron en el exilio intentando aclarar el verdadero pasado de Cuba antes de Castro. Eso es imperdonable.
Pero volvamos a la actualidad cubana. Es cierto que ya nadie cree en nadie en la cúpula dirigente, ni siquiera en ese colectivismo de a porfía. El país completamente arruinado, las familias desunidas, un exilio que constituye el veinte por ciento de la población, las desigualdades, el racismo, el machismo, el igualitarismo, la desconfianza han paralizado la fuerza natural emprendedora del cubano, la espontaneidad, la visión de que la vida es ahora o nunca. Y ya es muy tarde para parar o retirar la cuenta de tantos errores. La cuenta la están pagando ya muchos, en el mismo círculo del poder. Y ellos saben, muy dentro de ellos mismos, que la única posibilidad es un cambio limpio, transparente, una profunda reforma económica, sí, pero que respete primero que nada y que a nadie los derechos humanos del ciudadano cubano.
La gente que tiene el poder sabe más que intuye, e incluyo a Raúl Castro, que sin un diálogo hondo con Estados Unidos y con Europa, no habrá verdadera claridad para una Cuba futura. Lo que para los exiliados y los disidentes constituye desde hace mucho una propuesta, para Raúl Castro y su gobierno, sin embargo, resulta una interrogante, aun conociendo que ésa es la primera solución a adoptar, ¿se atreverán a asumirla? Lo dudo. Dudo de ese diálogo a calzón quitado con los norteamericanos, y también con los europeos.
Para que este diálogo con Estados Unidos y con Europa se cumpla de forma cabal y con un sentido veraz no se pueden poner por delante solamente soluciones económicas, a la par de estas soluciones tendrían que ir, quizás primero, la liberación total de los presos políticos, la aceptación y respeto de los derechos humanos. Y habrá que ir más lejos, a mi entender, luego de consumados estos hechos, Raúl Castro deberá ceder el poder, y aceptar el pluripartidismo, aceptar, en fin, la democracia. El ejemplo de antiguos países del Este les asegura que nada tendrían que temer, inclusive podrían regresar al poder político con un partido, el mismo al que han servido hasta el momento, o con otros, revitalizados. Pero no creo, sinceramente, que Castro esté preparado para ese tipo de porvenir. En primer lugar porque su propio modelo negó y niega este orden de posibilidades.
La segunda interrogante que pudiera derivarse de la primera (la vía castrista) y de la propuesta (la vía disidente y del exilio) es, supongamos que Raúl Castro desaparezca inmediatamente después de su hermano, o en un plazo corto de tiempo. ¿Estaríamos capacitados para irrumpir en el mundo sin la ideología única que conocemos, con discursos demagógicos, con politiquería barata? ¿Estaremos capacitados para organizarnos, garantizar la democracia plural, avanzar hacia modelos de mercados donde se respeten los derechos humanos y que no esclavicen aún más a la población? ¿Quedan deseos de diversidad de ideas, prácticas del pensamiento, autenticidad de palabra todavía en la población cubana que puedan ser puestos de inmediato y rigurosamente al servicio del progreso social, político, y económico? ¿Cuánto nos durarán las secuelas psicológicas del castrismo, teniendo en cuenta que la mayor tortura ha sido la psicológica, y que ésta se ha aplicado con excesiva sutilidad?
Nuestro país posee una historia, no sólo social, no sólo tuvimos héroes de mil batallas, hemos tenido grandes científicos, escritores, artistas, pensadores, pero también genios económicos, empresarios, luminosos emprendedores, y una tradición democrática antes del golpe de estado del año 1952, luego es poco sabido que Fulgencio Batista convocó a elecciones, malogradas por el terrorismo de los revoltosos castristas. El triunfo castrista del año 1959 es precisamente quien destaja de un golpe la vía democrática.
Supongo que la mayoría de los cubanos estemos dispuestos a una transición pacífica, a un cambio rápido pero con moderación e inteligencia; lo que es seguro es que los que no están dispuestos, a todas vistas, son los que mandan. El hecho de que ese cambio implique que haya que cambiar la legislatura y la constitución, porque nada puede ser posible en el sentido más amplio de la democracia con las leyes y la constitución vigentes, es precisamente lo que desean evitar los que se han apoderado de Cuba desde hace casi medio siglo.
El sábado leí en un periódico que la nueva medida era permitir el derecho a la vivienda. ¿Sin el estado, me pregunto? ¿O todavía seguirán los cubanos comprando al cincuenta por ciento con el estado? Cuando me fui de mi país perdí dos apartamentos, el mío y el de mi madre, ambos los pagué yo, pero no me pertenecían al cien por ciento, la prueba es que no pude venderlos, ni donárselos a un familiar, y mucho menos a un amigo. Para que en la Cuba futura la gente se sienta que vive en libertad deben cambiar las leyes de la propiedad. ¿Quién posee algo en Cuba hoy por hoy? Nadie. Ni siquiera la entrega de tierra a los campesinos significa nada. ¿Pueden esos campesinos vender libremente el producto de sus tierras? Sólo al estado, quien le revende al pueblo, en calidad de intermediario y cuyos beneficios son insólitos.
No creo, como se ha dicho en tantas ocasiones, que los antiguos propietarios en el exilio regresen a Cuba con el ánimo de reclamar y despojar a nadie de lo que les perteneció a ellos porque se lo ganaron con su trabajo. Al menos no lo harán con los cubanos de a pie, otra cosa muy distinta será cuando puedan probar que lo que antes les perteneció estuvo y está en manos de instituciones castristas, eso es otro cantar. No estoy de acuerdo con la recuperación avariciosa y despiadada, con el ojo por ojo diente por diente, no. Pero por el contrario, sí concibo la idea de que los cubanos que fueron expropiados, robados, merecen una indemnización razonable, que puede ser viable por diferentes métodos posibles en el mundo actual. De igual manera que confío en que una penalización, estudiada caso a caso, de aquellos inversionistas que colaboraron y colaboran con el régimen castrista y que utilizaron mano de obra esclava, pagándole a los ciudadanos cubanos a través del estado sumas miserables en moneda convertible, deberá llevarse a cabo en su momento.
Pero para que la sociedad cubana se entere y sobre todo perciba el cambio, debe disfrutar de la mejoría. No sólo de una mejoría económica, al mismo nivel de una mejoría social. Nada más real para recuperar un correcto sistema de salud del que se beneficien todos los cubanos que adoptar modelos que existen en Europa para la seguridad social, y en ese terreno Europa podría ayudarnos muy especialmente, no sólo poniendo en nuestras manos las soluciones, las soluciones sin el apoyo económico de poco valdrían.
En esa Cuba futura la palabra clave es la libertad, liberar a los presos, liberar la economía, liberar la sociedad y eliminar tabúes concebidos ideológicamente, liberar la educación y la salud, pero lo primero es liberar el poder, al menos por el momento. No existe ya nada que buscar en el pasado, como no sea la enseñanza, la experiencia, de concepción histórica. No aportaría nada alimentar rencores ni acudir a la venganza como liberación individual, pero no debemos olvidar lo que nos ocurrió. Y algunos sí tendrán que ser juzgados por tribunales penales internacionales, como ha ocurrido en otros países, pero no creo que deberá ser de importante preferencia. Lo principal es reconstruirnos moralmente, económica, política y socialmente, con odios no podríamos. Pero olvidar tampoco serviría.
Muchas veces he tenido que escuchar a personas que viven en el mundo libre decir que Cuba es perfecta, maravillosa, cívica. No he conseguido callarme nunca. Sé, desde luego, que tampoco estamos preparados para rehacer un país a la perfección, porque ésta no existe en sitio alguno. Pero al menos, permitamos que los cubanos lo decidan en democracia, dejemos que Cuba sea un país libre, pediría hasta que sea un país corriente, sin esos traumas del “faro de América Latina”, ni “el más antimperialista del planeta”, etc… En primer orden, porque todos esos epítetos gloriosos, muy a la china, por cierto, no son ni fueron patrimonio exclusivo de Fidel Castro. Cuba fue faro de América Latina desde el punto de vista económico en el año 1957, y mucho antes de que Fidel Castro tomara el poder el pueblo cubano fue antimperialista.
Que Cuba sea un país normal será posible porque los cubanos seremos capaces de serlo y de construirlo. El castrismo nos inoculó el miedo al capitalismo, y a ese veneno se han sumado muchos colaboracionistas del régimen. No pocos europeos lamentan que la isla cambie porque entonces se volverá capitalista, sin advertir que Castro ha hundido a ese país en la miseria, y la solución que encontró para sacarla de ella ha sido justamente la del capitalismo salvaje. Estas personas deberían admitir que lo que se les acabaría será la pachanga, el coger mangos bajitos a costa de la libertad de los cubanos.
¿Por qué no tendríamos derecho nosotros a un capitalismo también normal, con democracia y libertad? Basta ya de que nos toquen locos descerebrados para dirigir el país, basta ya de que sus deseos sean órdenes. Y seamos honestos, entre un mundo totalitarista, y un mundo capitalista, el segundo ha proporcionado mejores, no las perfectas, pero las más adecuadas propuestas de vida al ser humano. Podemos sospechar, sin embargo, que en el proceso de liberación y democratización muchos compatriotas quedarán al campo, pero esos serán los que han vivido cegados, con la fe puesta en el castrismo, y han renunciado a la esperanza, y a la dignidad verdadera que les facilitaría convertirse en individuos libres.
Raúl Castro no está en condiciones de abrirse completamente a un nuevo período. El debate político no ha sido liberado, la prueba ha sido el pasado congreso de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), que no varió un ápice de lo que ha propuesto como discurso hasta hoy, una especie de declaración de fervores patrios, o un compte rendu como termómetro para medir el estado de opinión; pero por encima de todo, los presos no han sido liberados, entre ellos poetas, periodistas independientes, bibliotecarios independientes. La diversidad social no puede confundirse con la variedad social. Lo diverso calcula la cantidad sin referirse exclusivamente al contenido. En lo variado el contenido es imprescindible, variedad puede existir en muy pocos sujetos. Las nuevas medidas raulistas no han, ni siquiera, aliviado el malestar de la población, generalizado por demás. Más bien lo han agudizado, ahora es cuando es y no cuando ellos quieran, porque es el momento en que la desigualdad y el racismo se agudizan. Para nadie es un secreto que en Cuba hay una pobreza devastadora: no olvidemos a los “buzos”, la gente que vive de los latones de basura, no olvidemos a los que no perciben remesas del extranjero ni tampoco ganan en CUC (moneda convertible entre el peso cubano y la moneda extranjera); no olvidemos que estamos hablando de la gran mayoría de la población cubana, de los obreros, de los ancianos jubilados, de los enfermos. No olvidemos a los negros, ciudadanos de segunda, por culpa del racismo inherente al castrismo.
Antes nadie podía adquirir nada, ahora podrán comprar los que tengan posibilidades y esos son muy pocos, una élite, la mayoría blanca. No creo que la otra, la gran mayoría esté de acuerdo, y por demás, contenta de mirar sencillamente cómo compran unos cuantos y ellos no. Aun cuando el poder reinante le haya inculcado en la cabeza a esa gente que ese es el capitalismo que les tocaría a ellos cuando el monstruo enseñe sus garras, pues, fíjense, sin necesidad de que el monstruo se aproxime, ya están viviendo el capitalismo salvaje de vitrina.
El lenguaje raulista, su método, no es otro que el de imponer un maquillaje, sin hablar mucho, sin invertir demasiada energía personal. Raúl no es Fidel, no posee ningún carisma ni verborrea orate que hipnotice. Raúl Castro sólo sabe manipular en la sombra, quedarse callado, y hacer chistecitos pesados, pero ha sabido ser astuto y le entregó el poder económico al ejército, desde aquella primera corporación denominada Gaviota, aunque no debemos olvidar MC, a los generales fusilados, y al negocio de la droga, amparado por los Castros. Raúl Castro está muy lejos de ser un mago, él mismo lo confesó, pero todavía más lejos de ser un demócrata. Y lo cierto es que en dos años de gobierno no ha cambiado más que el reducido derecho a la adquisición de la pacotilla para dar cuerpo de noticias a los periódicos occidentales.
En dos años, Raúl Castro no ha variado más de lo que variaron las cosas en el año 1989, cuando se inició aquel célebre Período de rectificación de errores y de tendencias negativas; época en la que empezaba la más dura crisis económica que haya vivido la isla con la caída del bloque comunista y la demanda de ciertos sectores de la sociedad de cambios evidentes; culminaba la época en la que el negocio de la droga y de la guerra en Angola habían facilitado un “confort” vivendi a la manera de algunos países comunistas, pero sin llegar a los que gozaba la RDA.
Aún no hemos visto la destrabazón de los negocios particulares, y los impuestos para quienes los tienen, cantidad ínfima, son altísimos, vejatorios, la moneda continúa siendo triple en un desajuste sin precedente, los salarios bajísimos, los precios escandalosos. No se ha hablado más del tan manoseado permiso de entrada y de salida para los emigrantes, o sencillamente para la gente que desee viajar (no sé con qué dinero lo harán, pero siempre estará el exilio que pague, o los extranjeros) El acceso a los hoteles es una de las peores bromas del cuento, tarifas máximas aplicadas a los cubanos, que por supuesto ganan una miseria.
Los dirigentes encabezados por Castro II no cesan de cacarear en reuniones internas que no admitirían un capitalismo de oligarcas, que el ejemplo podía ser cualquier país ex socialista, o por el contrario, Haití, donde impera la más grande las miserias, según ellos. No entiendo estos pronósticos por parte de hombres que dirigen un país, sólo con expectativas negativas, caóticas. También podrían analizar y concluir que podríamos llegar a ser Chile, o España, o Checoslovaquia… pero inevitablemente jamás se dan la posibilidad de ser ellos mismos eficientes.
La pregunta sigue siendo sin embargo, aún todas esas nuevas medidas, “medidas para gastar, no para ganar”, cito a un cuentapropista de a pie en el diario El País. Otra cuestión: ¿La eclosión económica durante la época de Pinochet justificaría sus crímenes?
Por otro lado, es cierto que en el capitalismo el que más gana es el que más posibilidades tiene de invertir, eso es realista; pero en el castro-comunismo, el que más gana se convierte en sospechoso, eso es raulista. Basta recordar los juicios a los generales y las ejecuciones posteriores en el año 1989, y el famoso discurso de Raúl Castro, en el que se preguntaba cómo era posible que esa gente hubiera ganado tanto dinero y viviera tan cómodamente, lo que ni remotamente era el caso del general Arnaldo Ochoa. Él mismo tenía la respuesta, porque el departamento de MC trabajaba bajo las órdenes de Fidel y de Raúl, ¿quiénes sino de ellos?
¿Quién tiene entonces la respuesta a la interrogante de si en Cuba habrá un proceso de transición pacífico y digno? Pues la respuesta la tienen los Castros, como en cualquier dictadura, ni el pueblo cubano, ni los disidentes, ni el gobierno norteamericano. Los Castros solos decidirán si los cambios “estructurales” anunciado por Castro II, y “espectaculares”, se harán en el terreno de la democracia y de las libertades, además de entregar a los campesinos el derecho a sus instrumentos de trabajo, y la pacotilla sensacionalista de móviles, arroceras, y toda la parafernalia citada. ¿Alguien podrá mañana levantarse, dirigirse a la plaza de la revolución y gritar a todo pulmón ¡viva Cuba libre!, sin que lo encarcelen? Ya no estoy hablando de un grito de ¡abajo Fidel!, o peor aún, en estos momentos, ¡abajo Raúl!
Es curioso, cuando se tocan estos temas en bocas cubanas suena a pasión, a sinrazón, para algunos.
Ayer leí en Penúltimos días, luego en El Nuevo Herald, que el músico cubano Elvis Manuel, se encontraba desaparecido después de un intento de irse del país en una lancha. La lancha se encontró vacía, no se sabe si el joven pudo embarcarse en ella, o si la policía castrista lo detuvo antes. Su madre sí consiguió irse en otra lancha, un escampavías norteamericano la deportó a Cuba. Nada más. Llevamos cuarenta y tantos años soportando estos dramas, miles y miles de personas han muerto devorados por los tiburones. ¿La culpa es del imperialismo yanqui, huyen los cubanos de ese imperialismo, o de la dictadura castro-comunista? Estos son nuestros desaparecidos, tienen nombres y apellidos, tuvieron profesiones, sueños y esperanzas. En un video que encontré en youtube, el joven Elvis Manuel, junto a otros jóvenes, cantan, improvisan, uno de ellos sostiene dos teléfonos móviles, y se puede ver una computadora, medio desguasada, pero funcionando… Por lo visto las nuevas medidas raulistas, con el extremista ortodoxo Machado Ventura como segundo, y los militares de toda la vida, no lo detuvieron a la hora de decidir exiliarse, por lo visto Elvis Manuel busca, ojalá esté vivo, no sólo teléfonos celulares, y lo demás, por encima de todo un sitio donde su creatividad prospere en libertad, porque no es fácil arriesgar la vida de esa manera.No estoy de acuerdo con los que afirman que la oposición y el exilio han sostenido una posición férrea ante el inmovilismo de La Habana. La posición de los exiliados y de los disímiles grupos de disidentes durante estos cuarenta y nueve años ha puesto en la mesa múltiples proyectos, desde los más exigentes hasta los más flojos en relación a la dictadura, ninguno de esos proyectos le ha valido a los Castros. Del otro lado de la mesa, el vacío. Con los Castros no se dialoga, ellos no quieren. Con los Castros siempre ha sido a la brava, ¿o ya hemos olvidado el derrumbe de las avionetas justo cuando el ex presidente Clinton hacía sus fintas para suavizar el boicot comercial? La oposición y el exilio deben seguir como hasta ahora, en su diversidad, en su exigencia de la democracia y de las libertades civiles, porque sólo eso garantizará la puesta en marcha del respeto a nuestro dolor, es una deuda pendiente del mundo con los cubanos- y por encima de todo, el trayecto limpio hacia una sociedad democrática. Deberíamos leer más a Leví Marrero y su Cuba: economía y sociedad, o Cuba: isla abierta, para comprobar que no sólo se han manejado en el exilio propuestas políticas extremistas.Sin embargo, la disidencia y el exilio están en su derecho de no reconocer el gobierno raulista en una sucesión dinástica, puesto que tampoco ese gobierno los considera a ellos. El primer paso lo debe dar el gobierno, contestar las miles de cartas que estos disidentes les han enviado durante estos años y no encarcelarlos cada vez que les escriben, como hicieron con La protesta de los Diez, y enviar respuestas reconociendo su fracaso. ¿Quién le ha pedido disculpas a María Elena Cruz Varela? ¿Estarían dispuestos? Hace poco, Mariela Castro, presidenta de la CENESEX, hija de Raúl Castro, afirmó, entre otras barbaridades, que la represión de homosexuales “había sido light.” ¿Es esto un reconocimiento al sufrimiento y a las humillaciones por las que pasaron tantos homosexuales en la isla? ¿Es esto un arrepentimiento? Más bien me parece una burla ante tantos destinos rotos en los campos de concentración castristas, los UMAP.
La fuerza moral está hoy en día de parte de los disidentes y de los exiliados, del sacrificado pueblo cubano. La clase dirigente posee la fuerza económica y política, pero también la represora. Tendría que desaparecer la fuerza represora, y poner en función de la fuerza moral el resto de las fuerzas. ¿Serían capaces?
Como ven, existen más interrogantes que propuestas. O quizás aún no hayamos sabido valorar las propuestas del exilio y de la oposición interna, y sigamos a la expectativa de lo que dictamina el buró político y el consejo de estado. Yo sólo admito la idea de la libertad, de un estado de derecho, de la democracia. Creo que es el único modo de dejar de ser sólo seres cubanos y convertirnos en seres humanos. En la antigua Roma a los esclavos se les saciaba el hambre, también a los esclavos africanos se les saciaba el hambre en los barracones con dietas que ya quisieran los cubanos de hoy, y seguían siendo esclavos. Esperemos que los cubanos muy pronto puedan saciar pacíficamente su sed de libertad, y puedan apreciar la vida de forma libre y natural, como en aquel poema dedicado Al Cauto de Carlos Manuel de Céspedes:


“Así es el hombre. Entre caricias nace;

risueño, el mundo al goce le convida;

todo es amor, y movimiento y vida.”


Muchas gracias.


14 de abril del 2008.


© Zoe Valdés