Cubanistica y otras razones: Soy intolerante, luego soy cubano

jueves, 24 de abril de 2008

Soy intolerante, luego soy cubano

Los cubanos, entre otras cosas, somos esencialmente intolerantes.

La mariconería, la comida sin grasa, el frío, lo no cubano, los comunistas, los gusanos, los emigrados económicos, los tarros, los negros, los blancos, los indios, los turistas con peste a grajo, las cosas sosas, lo que dicen los yanquis, lo que dicen los fidelistas, las cosas hervidas, las opiniones ajenas, las opiniones diferentes, las opiniones en general, los que no toman malta, el café americano, el maíz blanco, porque bogas, porque no bogas... Siempre hay alguien dispuesto a rechazar alguna de estas cosas y a otras muchas que ahora obvio. Así está el asunto.

De acuerdo a esa filosofía, el discurso fidelista siempre ha sido radical e intolerante, sobre todo si se trata de algo relacionado con los estadounidenses. El discurso miamense siempre ha sido radical e intolerante, sobre todo si se trata de Cuba. Y da pena ver como ni siquiera el contacto con el mundo exterior, con otras culturas, inclusive con el pensamiento democrático y de libre expresión, logra cambiar esa postura nacional.

Antes todos criticaban que los cubanos no pudieran comprar celulares. Ahora hay quien critica que los cubanos compren celulares, “porque lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”. Hay quienes criticaban la falta de libertad para viajar de los cubanos; ahora criticaran que puedan viajar libremente “porque lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”. Si al fin se pudiera en Cuba comprar y vender libremente casas y carros, no va a faltar el que critique la nueva libertad porque… “lo hacen con el dinero de la familia en el exilio”.

Y es que según estos paladines del radicalismo obtuso (por cierto, todos viven cómodamente… en el exilio) los cubanos de adentro deberían luchar para derrocar al régimen y etc. No deben emigrar ni huir. Y por supuesto, no deben gastar el dinero de la familia en el exilio.


Talmente parecen una asociación de protección al ahorro de las familias en el exilio.

En fin, como alguien dijo, el sentido común no es tan común. Ni la tolerancia. Y que no haya muchos de esos nuestros intolerantes, espero yo, para mejor suerte de la nación cautiva y de la Cuba que viene.

3 comentarios:

Cojuelo dijo...

No es solo la custodia del presupuesto familiar anélido lo que los mueve Iskán. Si soltaran una decena de presos, o incluso los 55 que quedan del racimo de 75, ya verás las "denuncias" del rejuego político de "los Castros". -A esta gente le importa mucho no diferenciar entre Fidel y el hermanito (otra buena pieza, no lo niego, pero bien diferente).-
-Que si es una maniobra para ampliar las instalaciones carcelarias y poder recoger no a 75 sino 500 en el Malecón-Tianamen que sueñan estos rumiantes del desquite.
-Que si es que ya palabrearon la liberación de los cinco espías con alguno de los dos "comunistas" demócratas que aspiran a la presidencia en USA.
En fin, así por el estilo.
A propósito, ya entendí quienes son los vivos y los muertos de la última reflexión de Fidel, que lucharán siempre por sus fundamentalistas principios. Fidel pertenece a los muertos insepultos que siguen jeringando, los intolerantes de la radio y la TV miamense, eso son los "vivos".

Iskan dijo...

Je, je, asi es, como joden nuestros paisanos radicales...

GaviotaZalas dijo...

Les saludo estoy dando una vueltecita por todos los BLOG de Bloggers por un Suenno.....Felicidades por el blog no lo conocia...